Loading...

Hotel Blog

Desayuno en Soléa House

¿Has desayunado?

Desayuno en Soléa House

¡Un nuevo día en Benicassim, nuevos momentos que compartir con Soleá House!

Desde el origen de los tiempos, los humanos han «des – ayunado», es decir han atendido a la necesidad fisiológica de romper el ayuno nocturno para hidratarse y recuperar energía. Hasta épocas no tan lejanas, la composición de la primera ingesta del día no difería mucho de las otras comidas del día: en la mayoría de clases sociales, el desayuno se componía de alguna sopa, o de pan mojado en vino, acompañado de alguna proteína (carne o tocino) en el mejor de los casos.

Tres Tazas

La época de los grandes viajes, conquistas, descubrimientos y colonizaciones introdujo productos que poco a poco modificaron las costumbres alimenticias en torno a un triplete de bebidas de origen tropical: el café, el té y el chocolate. Así, la dieta de los países del norte fue transformada por productos de países del sur. En cuanto la leche pudo conservarse en buenas condiciones, se incorporó también al desayuno y la inclusión del azúcar modificó su condición para “endulzarlo”. Acompañado de cereales o harinas en cualquier formato, y posteriormente de zumos de frutas, la fórmula más “clásica” del desayuno ha resultado uno de los primeros pasos hacia la mundialización.

En los últimos tiempos, el auge de nuevas ideas en el mundo de la alimentación y la gastronomía ha dado lugar a formulas cada vez más variadas y originales de lo que uno puede tomar para desayunar sin llegar a desbancar a los grandes clásicos.

Variedad

Obviamente, son muchas las regiones del mundo donde el desayuno no tiene nada que ver con lo que se hace en el mundo occidental, como por ejemplo en China donde se consume, entre otras combinaciones, sopa de arroz o leche de soja con unos bollos cocinados al vapor y rellenos de ternera, maíz o incluso cerdo, o en américa latina, donde la variedad de costumbres es muy llamativa. https://matadornetwork.com/es/desayunos-latinoamericanos-mas-ricos-y-tipicos/. Sin olvidar el famoso desayuno inglés, tradición que se remonta a épocas en las que solamente se hacían dos comidas al día.

Donde hay coincidencia, es en la importancia que tiene el desayuno para empezar bien el día. No es la comida más importante del día, pero puede ser la más necesaria. Y si es la ocasión de sentarse tranquilamente con los suyos para planear el día y cargarse de energía, no hay que desaprovecharlo.

Y desde luego, para cualquier viajero, explorador, aventurero o turista, empezar el día reponiendo fuerzas es altamente recomendable. Bien lo sabemos los profesionales de la hostelería, que brindamos generosos buffets ante los que cualquiera se vuelve más goloso de lo que imaginaba ser. ¡Bon appétit!

 

Analena Maury, The Story Designer, www.anamaury.com para SoleáHouse Hotel, Benicassim.

No comments yet! You be the first to comment.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.